La promesa GUARANTEED TO KEEP YOU DRY™

Guaranteed to keep you dry

Sea cual sea la marca que fabrica el producto: si el producto lleva nuestra promesa GUARANTEED TO KEEP YOU DRY™ es que es de una marca que trabaja con nosotros y nuestra promesa es directa al consumidor en cuanto a que es impermeable de forma duradera, cortaviento y transpirable en el uso previsto.

Si no queda totalmente satisfecho con la impermeabilidad, la protección cortaviento o la transpirabilidad de su producto, se lo reparamos o cambiamos, o bien le devolvemos el dinero.

Esta promesa se aplica en la compra de nuevos productos y se mantiene en toda la vida útil del mismo. Quedan excluidos los productos que muestran daños, no reciben un mantenimiento adecuado o que, según el criterio de Gore, han superado su vida útil.

La decisión de reparar, sustituir, reintegrar o rechazar se tomará según el criterio de W.L. Gore & Associates en base a una inspección del estado del producto y su vida útil en el momento de la devolución. El/los defecto(s) deben estar relacionados con la impermeabilidad, la protección cortaviento o la transpirabilidad. Por lo demás, los productos devueltos no deberían tener daños y deben encontrarse en perfecto estado de uso.  Para ciertas devoluciones se podrá pedir un recibo. 

En los siguientes casos queda excluida la cobertura según la promesa GUARANTEED TO KEEP YOU DRY™:

Mal uso: Uso de los productos para fines muy distintos del uso final previsto (ejemplo: uso de una chaqueta de running ligera para la escalada en roca).

Daños: Cualquier daño causado durante el uso final que perjudique el efecto impermeable o la funcionalidad prevista (ejemplos: agujeros, abrasión, quemaduras, rotura de botones, cremalleras, cordones o cierres).

Cuidado inadecuado: Los productos GORE-TEX® requieren cuidados regulares para alcanzar el máximo de durabilidad y prestaciones. Los fallos de productos causados por un cuidado inadecuado no están cubiertos. Haga clic aquí para ver nuestras instrucciones de mantenimiento

Falta de DWR: El tratamiento repelente al agua (DWR) es necesario para que el producto ofrezca las prestaciones previstas. El consumidor es responsable de asegurar la nueva aplicación del DWR cuando sea necesario a lo largo de toda la vida útil del producto. Si una prenda vieja o muy gastada ya no repele el agua incluso después de aplicar un tratamiento de DWR; esto indica que el producto ha alcanzado el fin de su vida útil.

Fin de la vida útil: Daño o desgaste más allá de la posibilidad de reparación o restauración de la funcionalidad para conseguir un estado impermeable, cortaviento y transpirable.

Compra de productos usados: Esto puede incluir compras a través de eBay, tiendas de segunda mano o vendedores particulares. 

Alquiler a grupos: Escuelas de esquí, excursiones guiadas, clubs de actividades al aire libre, etc.

Productos entregados a usuarios finales profesionales por un empleador: p. ej., ejército, policía, bomberos y protección civil, industria, empresas.